IoT

Arm y Intel se juntan para afrontar los desafíos del Internet de las cosas

Arm y Intel se juntan para afrontar los desafíos del Internet de las cosas

Después de proclamaciones audaces de una enorme variedad de fuentes sobre la oportunidad casi ilimitada que se suponía que IoT representaba, la realidad dura y fría de los números de despliegue modestos ha creado una nube oscura sobre la industria tecnológica. La tierra prometida de miles de millones o incluso un billón de dispositivos conectados que se suponía que IoT debía habilitar parece tan lejana como siempre y algunos analistas están comenzando a retroceder en sus proclamaciones tempranas demasiado entusiastas.

No hay nada como un enemigo común para reunir a las empresas que, de lo contrario, se encuentran compitiendo entre sí. Sin embargo, en el mundo todavía indomable de la Internet de las cosas (IoT), no se requiere que otra compañía desencadene ese tipo de reacción, solo un conjunto de desafíos del mundo real: complejidad, confusión y una elección abrumadora.

Es probable que la razón por la que los dos líderes (ARM y Intel) en las principales arquitecturas de chips para dispositivos IoT se hayan unido para ayudar a romper algunas de las barreras que han frenado a la industria. Como ambas empresas reconocen claramente, la oportunidad que ofrece IoT es todavía muy real, pero resulta que es mucho más difícil de lograr de lo que muchos anticiparon.

Al igual que con tantos otros problemas en la industria de la tecnología, gran parte del problema tiene que ver con la escala a la que se deben desarrollar estos chips.

Configurar unos pocos sensores conectados para medir datos importantes y luego extraer información de los sonidos que suenan es bastante sencillo y, en muchas pruebas piloto iniciales, los resultados fueron muy alentadores. De hecho, casi todas las personas involucradas en la industria pueden señalar algunos estudios de caso excelentes sobre dónde las implementaciones de IoT han tenido un impacto muy positivo.

Sin embargo, ha resultado muy difícil convertir esos chips para usos en entornos más grandes y generalizados. Debido a laenorme diversidad de las plataformas de software y ecosistemas de IoT.

Grandes desafíos de Seguridad en el IoT

Uno de los problemas más importantes del IoT son el conjunto masivo de posibles desafíos de seguridad que plantean estos pequeños dispositivos, muchas empresas están ansiosas por aprovechar IoT pero han frenado o incluso detenido sus planes de implementación por los posibles riesgos.

Resulta que uno de los mayores desafíos es en realidad uno de los primeros pasos: conectar los dispositivos a las herramientas de software que recopilarán los datos que generan.

Si bien esto puede sonar simple, resulta que hay bastantes pasos a seguir y problemas a considerar cuando se habla de una conexión rápida y segura de cientos de millones de dispositivos que serán construidos por decenas de miles de compañías diferentes.

Específicamente, debe considerar el aprovisionamiento de un dispositivo, que es el proceso de configuración para conectarse correctamente a una red, y asegurarse de que esté conectado al lugar correcto, se comunique de manera segura y se actualice con el último firmware del dispositivo, un conjunto de tareas típicamente referidas como onboarding.

Además, necesita la flexibilidad para conectar esos dispositivos a cualquier variedad de plataformas de nube diferentes y debe asegurarse de que el dispositivo no haya sido alterado en cualquier punto durante su fabricación, distribución, instalación u operación.

Intel SDO es una tecnología que enmascara la identidad real del dispositivo y lo protege

El sistema de aprovisionamiento de Intel denominado Secure Device Onboard (SDO), aprovecha la tecnología EPID (Enhanced Privacy ID) basada en la raíz de confianza del hardware de la compañía para enmascarar inteligentemente la identidad real de un dispositivo, mientras que al mismo tiempo asegura a la red conectada que el dispositivo está quién dice que es y que puede conectarse automáticamente a una red de confianza.

El resultado neto es la capacidad de poner en línea de forma segura los dispositivos de IoT sin ninguna interacción humana lo que supone un gran ahorro de tiempo.

Además, Intel SDO cuenta con una capacidad llamada enlace tardío que permite agregar las credenciales de seguridad de un dispositivo y el objetivo de red previsto en cualquier punto de la cadena de suministro.

Esto permite a los fabricantes de dispositivos, o compañías que están juntando dispositivos de IoT de una variedad de proveedores diferentes, para producir en forma rentable artículos que pueden personalizarse para aplicaciones o entornos específicos en una fecha posterior.

Esto permite a los fabricantes de dispositivos de IoT ahorrar costes, pero no renunciar a las personalizaciones de seguridad críticas necesarias para evitar grandes problemas, como el ataque de seguridad Mirai Botnet que ha afectado a muchos dispositivos IoT inseguros en los últimos años.

ARM por su parte cuenta con la tecnología de gestión Pelion

Arm reveló recientemente su servicio de gestión de dispositivos IoT de Pelion, que también tiene una función de aprovisionamiento de "Zero Touch" (para dispositivos con chips que cuentan con núcleos de procesador Cortex-M o Cortex-A), y proporciona capacidades de gestión de dispositivos.

Al igual que la solución de Intel, el servicio Pelion de Arm se basa en última instancia en una raíz de confianza de hardware que está incorporada en el diseño central de los procesadores y microcontroladores con licencia de Arm que se utilizan comúnmente en los dispositivos de IoT.

"Vemos una aceleración significativa a nivel de mercado en lo que respecta a la cantidad de dispositivos conectados y administrados, y el volumen de datos que se mueve a través de estos sistemas".

Se esperan grandes mejoras gracias a esta colaboración

Al lograr que estas dos soluciones trabajen juntas, las compañías están ayudando a superar una serie de factores que individualmente no pudieron lograr. Primero, por supuesto, es el hecho de que las soluciones ahora se han ampliado para cubrir tanto los dispositivos IoT con tecnología Intel basados en x86 como los dispositivos IoT con licencia Arm Core, esencialmente casi todos los dispositivos imaginables.

Como resultado, ahora se pueden aprovisionar ambos tipos de dispositivos con la tecnología Zero Touch y ambos tipos de dispositivos pueden aprovechar la tecnología de enlace tardío de Intel. También ambos tipos de dispositivos pueden administrarse a través del servicio de gestión de dispositivos Pelion de Arm.

El resultado final es que estos pasos deberían hacer que sea mucho más fácil para las empresas que pueden implementar una amplia variedad de dispositivos IoT diferentes, construidos con diferentes componentes de diferentes fabricantes, para conectarse de forma rápida y segura.

Esto no solo puede reducir significativamente los posibles puntos de fricción en las implementaciones a gran escala, sino que hace que sea mucho más fácil de administrar, actualizar y trabajar con ellos como un grupo colectivo.

Además, al hacer que sea más rentable (y más seguro) para los fabricantes de dispositivos, debería reducir los costos de las grandes instalaciones de IoT, reduciendo otra posible barrera para la adopción.

El aumento dr miles de millones de dispositivos de IoT y el increíble ecosistema que podrían formar aún será largo, pero al combinar las mejores capacidades de sus respectivas soluciones de IoT, Arm e Intel están dando un gran paso juntos para despejar el camino de posibles problemas de seguridad y gestión.

0 Comentarios 0 Comentarios
0 Comentarios 0 Comentarios