Hackeo

Hackers Chinos robaron datos relacionados con proyectos secretos de la Marina de los EE.UU.

Hackers Chinos robaron datos relacionados con proyectos secretos de la Marina de los EE.UU.

Los ordenadores de un contratista de la Marina de Estados Unidos fueron hackeados por piratas informáticos chinos, que robaron cientos de gigabytes de información sobre proyectos secretos, según informa The Washington Post.

Las violaciones de seguridad ocurrieron en enero y febrero de este año. El objetivo era un contratista sin nombre que trabajaba con el Naval Undersea Warfare Center, que la Marina utiliza para llevar a cabo "investigación, desarrollo, prueba y evaluación, ingeniería y centro de apoyo de flota para submarinos, sistemas subacuáticos autónomos y sistemas de armas ofensivas y defensivas asociadas con submarinos".

Los hackers robaron 614 gigabytes de datos del contratista, relacionados con un proyecto llamado Sea Dragon, un proyecto secreto que el Departamento de Defensa explicó como una nueva "capacidad ofensiva disruptiva" integrada en "un sistema de armas existente con una plataforma existente de la Armada".

Este proyecto es como un "misil antibuque supersónico" para ser utilizado a bordo de submarinos. El proyecto comenzó en 2012 y comenzaría a probarse en septiembre de 2018. Además de información sobre Sea Dragon, los hackers robaron "señales y datos de sensores, información de salas de radio submarinas relacionadas con sistemas criptográficos y la unidad de desarrollo submarino de la Marina".

China ha intensificado sus esfuerzos de ciberespionaje en la última década, con el Ejército de Liberación Popular creando unidades dedicadas a ciberataques y espionaje, y alentando a los "piratas informáticos patrióticos" para ayudar a China.

Esta nueva violación llega en un momento en medio de las nuevas tensiones entre los EE.UU. y China. Esta última ha trabajado en los últimos años para expandir su esfera de influencia, reclamando el Mar del Sur de China, parte del Océano Pacífico.

Filipinas, por su parte esta realizando ejercicios militares y construyendo islas artificiales para apoyar a sus fuerzas y reforzar sus reclamos territoriales. Estas acciones han provocado un aumento de las tensiones entre sus vecinos y Estados Unidos, que tiene su propia presencia naval en la región, algo que China ha protestado. Dado que los EE.UU. operan en la zona,** el robo de secretos de tecnología naval puede ser problemático si se usa para desarrollar contramedidas defensivas o para crear un sistema de armas comparable**.

Esta no es la primera vez que los hackers chinos respaldados por el gobierno han sido implicados en el robo de datos al ejército de los EE.UU. Los piratas informáticos chinos también estuvieron implicados en una violación de datos en el 2009 que comprometió el proyecto F-35 Joint Strike Fighter del Pentágono, robando terabytes de información relacionada con el diseño del avión. Esa no es la única violación que ha visto el proyecto F-35:en 2014, un ciudadano chino llamado Su Bin fue arrestado y acusado de conspirar para entrar en sistemas de contratistas de defensa y presuntamente robó información relacionada con el avión de transporte C-17, y Aviones de combate F-22 y F-35. Más tarde se declaró culpable.

Se cree que los espías chinos también han comprometido muchos otros sistemas de armas, incluidos el sistema de misiles Patriot, la Defensa del Área de Alta Altitud Terminal (THAAD), el sistema de defensa antimisiles balísticos Aegis de la Armada y más. En algunos casos, China desarrolló sistemas que tenían sorprendentes similitudes con sus contrapartes estadounidenses. En 2014 y 2015, piratas informáticos chinos irrumpieron en la Oficina de Administración de Personal del gobierno de EE.UU., Comprometiendo los datos personales de más de cuatro millones de trabajadores gubernamentales.

0 Comentarios 0 Comentarios
0 Comentarios 0 Comentarios