Google I/O

Google Research y Google.ai se unieron para lucha por el dominio de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático

Google Research y Google.ai se unieron para lucha por el dominio de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático

Justo un día antes de la apertura de Google I/O 2018, Google anunció la fusión de sus equipos de investigación bajo un paraguas enfocado en la IA.

Llamado Google AI, el nuevo equipo unificado es una combinación de Google Research, el anterior paraguas de investigación de la compañía, y Google.ai, una división de investigación enfocada en la inteligencia artificial que anunció Google el año pasado.

"Hemos puesto cada vez más énfasis en la implementación de técnicas de aprendizaje automático en casi todo lo que hacemos en Google. Nuestra investigación ha sido fundamental para el desarrollo e integración de estos sistemas en los productos y plataformas de Google", dijo Google. La fusión, agregó, es para reflejar mejor el enfoque de IA y aprendizaje automático en el que se centra su investigación.

Google AI abarcará toda la investigación que se realiza en Google, por lo que no se perderá nada. Da la casualidad de que todo lo que sucedía antes de la fusión del equipo estaba enfocado en la IA de todos modos.

AI: El futuro de la tecnología del consumidor

El CEO de Google, Sundar Pichai, ha declarado más de una vez que Google es una compañía con experiencia en inteligencia artificial. Con Pichai a la cabeza, Google ha hecho grandes avances en inteligencia artificial y aprendizaje automático, y su última decisión de fusionar sus equipos de investigación bajo el paraguas de AI marca una apuesta en el siguiente gran paso de la tecnología: desde el hardware hacia una nube alimentada por inteligencia artificial.

Es discutible si se ha producido una mercantilización total del hardware o no, pero mirando las tendencias (en gran medida impulsadas por Google) se puede argumentar que definitivamente nos estamos moviendo en esa dirección.

Productos como G Suite, Office 365 y Adobe Document Cloud han dejado irrelevante la computadora en la que uno funciona: simplemente inicie sesión y encontrará que su trabajo lo está esperando en cualquier lugar.

Los Chromebook son otro gran ejemplo del mundo de hardware comercializado que Google puede creer que es el futuro. Son completamente independientes del usuario y están diseñados para ser sistemas plug-and-play en los que cualquier persona puede iniciar sesión y utilizar de inmediato.

Si el hardware se vuelve irrelevante, la experiencia del usuario debe convertirse en el producto, y los modelos de aprendizaje automático que Google ha estado perfeccionando en los últimos años están diseñados para ese fin.

Hace varias décadas, las computadoras entraron en el mundo de los negocios y, finalmente, en el hogar. Eran herramientas utilizadas para fines particulares, relegadas al estudio o a la oficina, y no tenían un papel central en nuestras vidas. Esa era estaba dominada por Microsoft y era una era en la que las capacidades del software eran primordiales: el hardware simplemente existía para ayudar a los usuarios a realizar tareas.

Cuando las computadoras se convirtieron en partes integrales de nuestras vidas, el diseño comenzó a tener importancia y los productos de Apple, elegantes, fáciles de usar y basados en el estilo de vida se hicieron cargo. El hardware se volvió más económico, de mejor apariencia y parte de nuestras identidades. Mira los anuncios de productos de Apple, Samsung o Google, y es fácil ver que venden hardware que complementa a sus compradores.

La tecnología se mueve rápido, sin embargo, y el eclipse de esa era ya está en el horizonte. La nube está haciendo que el hardware sea irrelevante rápidamente, y Google está perfectamente preparado para hacerse con el testigo que Apple está a punto de aprobar.

Si la inversión completa de Google en IA nos dice algo, es que los productos que usamos-PC, portátiles, teléfonos inteligentes y dispositivos portátiles por igual-pronto serán superfluos. No necesitarán procesadores de alta potencia, tarjetas gráficas intensas o gigabytes sobre gigabytes de RAM para realizar tareas complejas: todo se hará en la nube.

La parte de la informática que la gente querrá en la próxima era no será de utilidad o estética. Será una integración perfecta en nuestras vidas. AI, según cree Google, será la clave para ofrecer esa integración. Nadie más parece estar desafiándolos todavía.

0 Comentarios 0 Comentarios
0 Comentarios 0 Comentarios