¿Usas Windows 10? Así es como Microsoft planea sacar más ganancias

Las ventas de PC están bajas. Los ingresos por licencias de Windows son estables. En sus declaraciones financieras, Microsoft dice que está buscando activamente nuevas oportunidades de monetización. Aquí es donde es probable que se le pida que pague.

¿Usas Windows 10? Así es como Microsoft planea sacar más ganancias

Los informes financieros de las grandes empresas públicas tienden a ser aburridos y secos, llenos de balances y tablas que enumeran los ingresos y los gastos de la compañía.

La mayoría de los analistas estudian minuciosamente esos números para ver dónde una empresa muestra fortaleza o debilidad.

Desde el lanzamiento de Windows 10 en julio de 2015, todos los informes 10-Q y 10-K ordenados por la SEC presentados por Microsoft Corporation han incluido esta declaración:

"Nosotros anticipamos que Windows 10 permitirá nuevas oportunidades de monetización después de la licencia más allá de los ingresos iniciales de la licencia".

Once trimestres más tarde, esas palabras todavía están allí, todavía se expresa en términos vagamente condicionales sobre un futuro que aún no se ha cumplido.

Pero sospecho que esas "nuevas oportunidades de monetización después de la licencia" llegarán pronto. Windows 10 ha alcanzado una gran popularidad, se ejecuta en más de 600 millones de dispositivos activos mensualmente desde finales del 2017 y debería seguir creciendo a un ritmo de al menos 100 millones de dispositivos nuevos cada año.

La transición a Windows 10 podría incluso aumentar en los próximos dos años, ya que su principal competidor, Windows 7, se aproxima a la fecha límite del fin de soporte en enero del 2020.

¿Cuándo finalizará Microsoft el soporte para su versión de Windows u Office?

Entonces, ¿cuáles son exactamente esas oportunidades para extraer más ingresos de sus clientes que compran dispositivos basados ​​en Windows? Antes de especular sobre las posibilidades vamos a ver la evolución de la relación de Microsoft con sus socios en la era de Windows 10.

Durante décadas, la franquicia de Windows ha aportado la mayor parte de sus ingresos a Microsoft a través de acuerdos de licencia con fabricantes de PC. Cada vez que nos compramos un PC nuevo con Windows preinstalado en el precio se incluye el coste de licencia de Windows.

Microsoft no revela cuánto pagan sus grandes socios OEM por cada copia, pero es razonable suponer que esos precios se han estancado o disminuido en los últimos años a medida que los envíos de PC se han reducido. La caída es probablemente la mayor en PCs destinados a consumidores, donde Windows 10 Home tiene que competir con los Mac de Apple en la gama alta y con los Chromebooks en la gama baja.

Es probable que la presión sobre los precios continúe o empeore, motivo por el cual la compañía se centra en "oportunidades de monetización posteriores a la licencia". Es la abreviatura de "formas de lograr que le pagues a Microsoft más dinero después de que hayas comprado un nuevo PC con Windows".

Entonces, ¿Dónde están esas oportunidades?

Veo cinco amplias categorías para exprimir los ingresos incrementales de los clientes, especialmente aquellos que compran PC de consumo.

Más ediciones premium

Durante los días de gloria de la PC, Microsoft usó sistemáticamente los ingresos de Windows al "cambiar la combinación" de licencias de OEM de Windows a ediciones premium de mayor precio.

La práctica alcanzó su punto más bajo en la era de Windows Vista, cuando la compañía lanzó al menos seis ediciones para canales minoristas: Starter (para mercados emergentes solamente), Home Basic, Home Premium, Business y Ultimate.

Con Windows 10, esa locura parecía haber desaparecido para siempre, ya que el sistema operativo inicialmente solo tenía dos ediciones, Home y Pro.

Pero esas ediciones premium, y sus etiquetas de precio más altas, están volviendo a aparecer con una nueva edición de Windows 10 Pro for Workstations para usuarios avanzados que utilizan hardware de alta gama.

No me sorprendería que Microsoft haga lo mismo con su edición Home, tal vez entregando la mayoría de los ordenadores OEM de gama baja en "modo S" (no es compatible con aplicaciones de escritorio tradicionales o herramientas de administración de PC) y ofrecer una actualización para desbloquear más funciones avanzadas a un precio menor que la actualización completa a Pro.

Servicios complementarios

En la década de 1990, Microsoft vendía rutinariamente complementos de software para PC con Windows, como Windows Plus Pack. La práctica alcanzó su fin con el olvidado Windows Vista Ultimate Extras.

Hoy en día, no existe una gran oportunidad para vender complementos empaquetados similares a los consumidores, pero hay mucho espacio para aumentar lo que los vendedores de Microsoft llaman la "tasa de adjuntos" para servicios en la nube enfocados en la empresa.

Los ejemplos actuales incluyen Windows Defender Advanced Threat Protection, que ofrece características de seguridad basadas en la nube que van mucho más allá del antivirus tradicional y Windows Analytics, que tiene un nivel gratuito con muchas funciones premium.

Y poner un precio de unos pocos dólares por mes y por dispositivo, esos ingresos adicionales se sumarían rápidamente.

Aplicaciones de terceros

Después de adoptar una postura decidida contra los crapware de terceros con su iniciativa de Windows Signature PC, Microsoft ha deshecho gran parte de esa buena voluntad preinstalando juegos y aplicaciones en cada PC que vende.

Regularmente escucho de profesionales de TI que están furiosos porque tienen que desinstalar juegos como Candy Crush Soda Saga y Farmville 2 cada vez que configuran una nueva PC con Windows 10. El menú Inicio generalmente incluye también algunos otros programas "sugeridos", incluidas las aplicaciones de productividad y Facebook.

A pesar de las quejas, no hay señales de que Microsoft planee detener esta práctica, aparentemente porque contribuye al resultado final. Espero que este tipo de agrupación se expanda a medida que continúe la búsqueda de oportunidades de monetización.

Microsoft Office

Windows ya no es la unidad comercial dominante en Redmond. Ese honor va para Microsoft Office y Office 365, que se ha convertido en un gigante en los últimos años y representa aproximadamente una cuarta parte de los ingresos de la compañía.

Cada nuevo PC incluye una copia preinstalada de Office. Después de una breve prueba gratuita, se le ofrece la oportunidad de suscribirse a Office 365 Home o Personal esto se convierte en corriente de ingresos recurrente de hasta 89 euros al año para Microsoft.

Aparentemente está funcionando, ya que la cantidad de suscriptores a las ediciones de consumidor de Office 365 alcanzó 29.2 millones en el último trimestre de 2017.

Publicidad

Esas aplicaciones sugeridas y las oportunidades de ventas de Office son, técnicamente, publicidades. Pero hay mucho espacio para que Microsoft incremente los ingresos dirigiéndose a los usuarios de Windows con anuncios en el sistema operativo y en las aplicaciones preinstaladas con Windows 10.

Hay un precedente para este modelo de negocios. Hace cuatro años, Microsoft introdujo Windows 8.1 con Bing, que apuntaba a dispositivos de bajo costo (especialmente tabletas). La lógica económica era aumentar la cuota de mercado del motor de búsqueda Bing. La publicidad de búsqueda de Microsoft aporta más de 10 mil millones dólares al año en ingresos.

De todas las opciones, sin embargo, esta es la más peligrosa. Microsoft sigue bajo un intenso escrutinio por sus prácticas de recopilación de datos con Windows 10. Cualquier movimiento que parezca que está intentando monetizar los datos de los clientes atraerá una mayor atención de los reguladores, especialmente en la Unión Europea.

El último Microsoft 10-Q reconoce explícitamente este riesgo:

La inversión de la Compañía en obtener información de los datos se está volviendo fundamental para el valor de los servicios que brindamos a los clientes, nuestra eficiencia operativa y las oportunidades clave de monetización, las percepciones de calidad del cliente y la eficiencia operativa. Nuestra capacidad de utilizar datos de esta manera puede estar limitada por desarrollos regulatorios que impiden realizar el rendimiento esperado de esta inversión.

Artículo Relacionado