Fallo

Samsung retira 2,8 millones de lavadoras en EEUU por riesgo de explosión

Samsung retira 2,8 millones de lavadoras en EEUU por riesgo de explosión

El 2016 se está convirtiendo en el particular año horrible de la multinacional surcoreana Samsung. Si hace tan solo unas semanas comunicaba la retirada definitiva de sus móviles Galaxy Note 7 por el riesgo a que se prendieran fuego solos, hoy ha informado de que hace lo propio con unos 2,8 millones de lavadoras de carga superior vendidas en Estados Unidos, ya que existe el riesgo de que estos aparatos exploten.

Hasta el momento, la multinacional ha registrado 733 casos de unidades con un exceso de vibración o cuya parte superior se ha desprendido inesperadamente del chasis durante el centrifugado, por lo que el gigante tecnológico ha decidido no esperar más y retirar del mercado los productos bajo sospecha tras hacerse públicos varios casos de explosiones de lavadoras por estos motivos.

Lavadora Samsung

Además, de acuerdo con la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (CPSC en inglés) de EEUU, el hecho de que una pieza se desprenda durante el funcionamiento representa un riesgo de lesiones por impacto para los usuarios. Por ahora, hasta la empresa con sede en Seúl han llegado nueve notificaciones de heridos, incluyendo una mandíbula rota, un hombro lesionado y otras magulladuras relacionadas con las caídas.

Según las primeras hipótesis, se trataría de un fallo en el diseño que provoca que la parte superior del tambor se desprenda cuando se alcanza el mayor nivel de vibración durante el proceso de centrifugado. Esta operación de retirada afecta a 34 modelos de carga superior fabricadas entre marzo de 2011 y noviembre de 2016 y que cuestan entre 450 y 1.500 dólares (405 y 1.350 euros respectivamente). La compañía ha especificado que “este problema no afecta a los modelos de lavadoras de carga superior vendidos fuera de América del Norte“.

Al igual que sucedió con el Galaxy Note 7, la compañía ha reaccionado con rapidez y está ofreciendo a los afectados la **reparación **de los productos defectuosos o descuentos para que se puedan comprar un nuevo modelo. Sin embargo, ya se ha informado de que algunos clientes han demandado a la empresa porque sus aparatos “explotaron durante su uso normal”, según recogía Reuters.

A principios de octubre, Samsung ya emitió un comunicado reconociendo que había recibido reclamaciones de la CPSC por “problemas de seguridad” con algunas de sus lavadoras, aunque no señaló ningún modelo en concreto.

“En casos raros, las unidades afectadas pueden experimentar vibraciones anormales que podrían representar un riesgo de lesiones personales o daños a la propiedad al lavar ropa de cama, artículos voluminosos o resistentes al agua”, explicó en un comunicado en el que pedía a sus clientes que comprobaran sus aparatos. Además, recomendaba a los consumidores con modelos afectados que utilizaran un ciclo delicado a baja velocidad, ya que “no se ha tenido conocimiento de incidentes al usar este ciclo”.

La semana pasada, la empresa anunció que su beneficio neto en el tercer trimestre del año había caído un 16,8% interanual por los problemas con el Galaxy Note 7 hasta quedar en los 3.660 millones de euros, un periodo en el que también vio reducido su beneficio operativo en un 29,6% hasta los 4.190 millones de euros.

En cuanto a las ventas, la firma comercializó sus productos en todo el mundo por valor de 38.500 millones de euros entre julio y septiembre, un 7,5% menos que en el mismo trimestre de 2015.

El problema de ahora con las lavadoras no es el primero que afronta la compañía en su larga historia. Entre los incidentes más graves, la retirada en 2003 de 184.000 **microondas **en EEUU o de 210.000 **frigoríficos **en Corea del Sur en 2009, a los que se suman otros más pequeños con la retirada en 2007 de 20.000 **lavadoras **a causa de un riesgo de incendio.

0 Comentarios 0 Comentarios
0 Comentarios 0 Comentarios